GOOGLE ADSENSE

Búsqueda personalizada

GOOGLE ADSENSE

Querido hermano hoy 11-11-11, sé bienvenido a ésta, tu casa. Como dice Witman más arriba... ''ésta es la consigna, acostúmbrate ya al resplandor de la luz'', porque la luz hoy ha llegado y está con nosotros. Mi objetivo de ahora en más, consiste en que aquí encuentres armas para trabajar con esa luz y encontrarte con tu verdadero yo, ese ser iluminado que no necesita más nada para ser felíz. Te propongo que recorramos el camino juntos , ese nuevo ser crecerá desde hoy en nosotros y renacerá del 12 al 22/12/2012. Como siempre te abrazo en luz, desde el alma, Helen.

GRACIAS POR VUESTRAS COLABORACIONES. SEAN INFINITAMENTE BENDECIDOS.

miércoles, 18 de diciembre de 2013

INTRODUCCIÓN Y 4 ENLACES ÚNICOS. METAMORFOSIS Y LUNA LLENA DEL 17 DE DICIEMBRE Y MÁS.



 

 

INTRODUCCIÓN Y 4 ENLACES ÚNICOS.
METAMORFOSIS
Recréate a ti mismo. La mariposa Monarca “Ningún otro animal nos enseña el poder de la creación y de la transformación de manera más gentil y más poderosa que la mariposa. Las mariposas pasan por cuatro etapas de cambio. No se puede acelerar ninguna de ellas, ni saltarse ninguna. Nos recuerdan que toda actividad ha de pasar por sus etapas para alcanzar el mayor éxito. Durante este mes, explora en qué estado de cambio te encuentras o en qué estado de cambio están tus proyectos . La mariposa Monarca es el único especimen de mariposa que migra regularmente, como los pájaros. Si os estáis planteando un cambio en algún área de vuestra vida, este mes, trabajan con el espíritu de la mariposa Monarca. Fiaros de vuestros instintos en lo que respecta a los cambios importantes. Os será de gran ayuda, no importa la magnitud de trayecto. Dispondréis de resistencia para llegar hasta el final y allí os encontraréis en una nueva etapa, con alegría y vitalidad. Las mariposas poseen la medicina de la metamorfosis. Nos recuerdan que podemos efectuar cambios cuando se nos presentan las oportunidades. La elección siempre es nuestra. Su espíritu nos enseña que todas las cosas cambian y que es bueno cambiar.,a los que no se animaron a hacer el cambio y la metamorfosis del año pasado esta es una gran opotunidad, no la pierdan.” Ted Andrews. (Ted Andrews es un conocido autor, enseñante y místico. Se le conoce por sus seminarios dinámicos y prácticos y por su don para convertir lo místico en algo accesible para todos).


¿Estás en la etapa del huevo? En este momento tal vez estés planteándote pasar a un capítulo nuevo, una manera de ser diferente, que tendrá importantes repercusiones sobre tu biografía. Quizás estés sopesando tomar decisiones cuyo impacto cambiará la forma en la que desenvuelves en el Mundo. O estás pensando en un proyecto, o has tenido una idea. ¿Estás en la etapa de la larva? Ya has tenido la idea y ahora tienes que tomar una decisión. Elaborar un plan. ¿Cómo vas a llevar a cabo tu proyecto? ¿Qué pasos vas a seguir? ¿Necesitas contactos o tarjetas de visita o una cita con un terapeuta o recabar información?.
 ¿Te encuentras en la etapa del capullo?. ¿Estás siguiendo los pasos necesarios en la materia, para llevar tu proyecto a cabo? Ya has llamado para conseguir tu cita, has encargado tus tarjetas de visita, has hecho un estudio de mercado, has cambiado tu dieta, terminado esa relación que no te nutría, empezado a mirar al cielo todos los días, a respirar mejor, etc. ¿Te encuentras en la etapa del alumbramiento?. El punto de la manifestación en la materia. El lugar en el que los resultados de los estados anteriores toman cuerpo, se tornan tangibles. Algunas personas son visionarias y brillan en la fase conceptual; otras, una vez conseguida la visión, son maestras de la planificación; sin embargo, otras respiran organización, en cambio hay quienes florecen en la acción. No por ello, nos vamos a quedar parados en la fase que dominamos. Ninguna de las etapas de la metamorfosis se puede obviar y no nos queda otra alternativa que la de trabajar con entusiasmo, sabiendo que mejoraremos. Cuando nos invada el desaliento podremos recurrir a la madre Tierra para inspirarnos en los ciclos de la naturaleza que nos rodea.

LES DEJO MÁS ABAJO LOS 4 ENLACES,DE LA METAMORFOSIS DE LA TRANFORMACIÓN,QUE IREMOS HACIENDO DESDE PRINCIPIOS DE DICIEMBRE HASTA EL 20 DE MARZO. Y 2 ENLACES SOBRE LA LUNA LLENA DE MAÑANA Y UN ANTICIPO DEL SOLSTICIO DE 21 DE DICIEMBRE, INVIERNO Y VERANO.
LOS ABRAZO EN LUZ,AMOR.ARMONIA Y PAZ DESDE ISRAEL, LOS QUIERE HELEN.

Sintiendo la metamorfosis de la transformación.1ra.parte desde el momento presente hasta el 18 de diciembre.



Sintiendo la transformación 2da.parte.ENTRE EL 18 Y EL 21 DE DICIEMBRE DE 2013

  Sintiendo la metamorfosis de la transformación. 3ra. parte. ENTRE EL 21 Y EL 25 DE DICIEMBRE DE 2013

Sintiendo la metamorfosis de la transformación..4ta. parte. ENTRE EL 18 Y EL 20 DE MARZO DE 2013

 

 Boletin lunar del 16 al 22 de Diciembre

LUNA LLENA EN EL SIGNO DE GEMINIS, 17 DE DICIEMBRE Y SOLSTICIO DE INVIERNO 21 DE DICIEMBRE DEL 2013.

 

"Antes de vestir tu cuerpo de blanco, ilumina tu alma". 

 mujer mariposa

La armonía, el amor y la luz están donde la vida te lleve. La iluminación de tus días y los colores con que los veas dependen de vos. No lo olvides, vos y sólo vos sos el hacedor de tus sueños y tu destino.


 mujer mariposa
¡VISÍTALOS! 

domingo, 8 de diciembre de 2013

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria TRANSFORMACIÓN

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria


TRANSFORMACIÓN


Hemos aprendido a utilizar el pensamiento para trascender el cuerpo, pero todavía no sabemos servirnos de la conciencia para trascender el pensamiento.
Ken Wilber

La evolución del ser humano sobre la Tierra supone un fascinante y sostenido despliegue de potencialidades. Conforme la Historia avanza, desarrollamos insospechadas facultades físicas y mentales y expandimos el nivel de autoconsciencia. Una carrera evolutiva que capacitó al ser humano a desarrollar el instinto de supervivencia, aprendiendo a vivir de la recolección y de la caza. Se trataba de un estadio evolutivo con escasa presencia de discernimiento y casi ningún vestigio de razón y ciencia. Sin embargo, con el paso de los milenios, la carrera avanza y el impulso evolutivo empuja a una humanidad fundida con la naturaleza a superar la magia preconsciente y orientar la energía hacia la futura conquista de la espalda erecta, la razón y la consciencia.

Aquel ser humano preconsciente, inmerso en las corrientes de la naturaleza, como si del bebé y la gran madre se tratara, es empujado a nacer a otra nueva esfera. Para ello, desarrolla su capacidad de aprender a aprender como herramienta del camino hacia el fascinante mundo del darse cuenta. Con el paso del tiempo, inventa el arado y con ello, trasciende la azada y la huerta. Toda una revolución tecnológica que permite a cada labrador poder dar de comer a cien personas. Un único hombre con la máquina y la bestia permiten a los recién liberados dedicar tiempo a cartografiar el cielo, a prevenir peligros y a mejorar la vida sobre la Tierra. Nacen las ciencias, comienzan los imperios, los mitos y las religiones organizadas. Aparece un camino más amplio y complejo del hombre sobre el planeta.

El impulso evolutivo sigue empujando a cada mente y a cada raza. El pensamiento ya permite ponerse en el lugar del otro, un aspecto que hace nacer el auto-control sobre los deseos primarios de la propia naturaleza. La pasión y la ira, la venganza y otras fuerzas subhumanas empiezan a transmutarse en los nuevos procesos mentales que demandan las leyes morales de convivencia. El pensamiento se cultiva y con él se desarrolla la cultura de las ciencias humanas. La mente se refina y el ser humano comienza a ser consciente de sí mismo y del amor que siente cuando late su alma.

Los más adelantados en la expansión de conciencia se hacen oír en un mundo sin distancias. Las ideas de progreso y los valores que afirman son escuchados por las mentes más preparadas para la paz y la hermandad perfecta. Se trata de un tiempo en el que el corazón humano comienza a intuir la existencia de niveles profundos de Bondad, Verdad y Belleza. Poco a poco, la consciencia se convierte en el instrumento que integra la luz y la sombra de la propia mente humana. Algunos más lúcidos integran su contradicción en una observación sin opuesto que se hace presente de manera sensible y serena. La interdependencia de todas las cosas entre sí ya es comprendida, sin perturbar al que ya observa desde el Testigo, desde la Observación sostenida que todo lo unifica y contempla.

El impulso Atman de reunión con la Totalidad sigue adelante. Pareciere que el Alfa quiere abrazar al Omega. Muchos hombres y mujeres adelantados comienzan a despertar y dejan huellas de amor y lucidez que insinúan la llegada de una nueva dimensión humana. Dios dejó ya de ser un ente ajeno, creador invisible y gigantesco habitante de los cielos. Ahora ESO es un estado de Totalidad e Infinitud. Algo tan próximo que se encuentra escondido en el corazón de la especie humana. A estas alturas del camino y en la víspera de una nueva llegada, uno se pregunta, ¿quién soy?, y algunos responden: “ni aquel cuerpo del cazador, ni aquella mente del pensador.  Soy espectador de lo que pasa”.

TRANSFORMACIÓN

El propio hecho de la observación altera al observador y a lo observado. Heisenberg

En el campo de la Psicología ha habido un gran descubrimiento. Se trata del poder curativo de la consciencia. Una capacidad que señala la gran influencia que en sí mismo tiene el puro darse cuenta. Por ejemplo, cuando somos capaces de “observar” de manera sostenida todos aquellos procesos de conducta que nos traen problemas, producimos transformaciones en el patrón observado que a su vez conllevan nuevas opciones y programas más óptimos de acción futura.

En realidad, se trata de lograr mantener la atención sobre aquellas ideas y mecanismos que nos originan tensión y dolor ya que de esta manera, afloramos y resolvemos las viejas heridas “tapadas”. Así, creamos una sabia y sanadora “distancia”. Una medida que, como terapia sutil, permite nuevas posibilidades en el sosiego del alma. Los grandes místicos y sanadores hindúes confirmaron este principio señalando que un conflicto “observado” es un conflicto resuelto. Y tal vez, desde la perspectiva científica de un Occidente prosaico y racional, uno se pregunte, ¿en qué se basa este axioma?.

Una respuesta a esta pregunta la ofrece la Física Cuántica al afirmar que el sujeto observador, mediante el acto de la simple observación, altera el objeto observado. Cuando, por ejemplo, se “observa” una partícula subatómica sucede que, automáticamente, ésta se ve afectada en su carga y en su órbita por la influencia de dicha observación. Evidentemente, el único contacto que ha existido en este hecho modificador ha sido el campo de consciencia desencadenado con la acción de observar. Y en realidad, observar, en términos de la propia persona, es tan sólo darse cuenta. Un hecho que nada tiene que ver con el pensamiento y sus elucubraciones, sino más bien con el acto instantáneo y neutral de atestiguar lo que pasa.

Cuando uno deviene espectador consciente de sí mismo y logra darse cuenta de sus propias máscaras, cuando indaga en sus reacciones y el modo en que su mente interpreta las cosas, si se da cuenta de la verdadera raíz de aquello que le duele y le inquieta, si pone atención en las justificaciones y autoengaños que su mente maneja, cuando observa los miedos soterrados y los anhelos que su corazón guarda, estará transformando el programa mental que los sustenta. Sucederá que las conductas automáticas se tornarán voluntarias y lo que antes le dolía y frustraba, ahora fluirá con calma.

Y, si además de devenir consciente de los procesos mentales, devenimos conscientes de que somos seres libres, habitantes del Universo, capaces de elegir las opciones que nos convengan y que, cada día, captamos mejor los aspectos más sutiles de las personas, estará naciendo al Testigo, a su verdadera identidad que todo lo observa. Un estado de conciencia análogo al de un  espectador que no se identifica con los escenarios, tanto físicos como mentales, en los que se desarrolla su obra. El Testigo es la identidad Real del ser humano, una apertura, un claro Vacío y neutral, absoluto y supramental que, como cielo azul, vive inmutable mas allá de las nubes del pensamiento que, en cada instante, cambian de forma.

Saberse testigo de nuestra pequeña identidad personal y reconocerse como observador de la máscara que uno representa, permite vivirse en todas las opciones que nuestra diversidad demanda. Cuando lo inconsciente deviene consciente por el mágico poder del darse cuenta, todo tiene más sentido y se disfruta de la propia independencia. El viaje más importante de la vida: la gran aventura de la consciencia.

sábado, 7 de diciembre de 2013

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria TERNURA

 

INTELIGENCIA DEL ALMA-144.avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria

TERNURA


En las palabras se refleja el talento y en las miradas, el alma.  Simone de Beavoire.

Dirigido a tí.

Cuando hablas y dices cosas tan bonitas acerca de la vida y de todo aquello que te pasa, siento admiración por tu lucidez y por tus formas mentales tan bien cultivadas. Cuando me cuentas lo que descubres con tus propias antenas de ver el mundo y entender lo que a éste le ocurre, siento el poder de tus talentos que corre vigoroso por las neuronas de mi alma.


Cuando pones letra a la música y cuando explicas tan agudamente lo que muy dentro nos pasa, sentimos la grandeza de entender la vida y abrir la mente a ideas expandidas y sensatas. Cuando en tus palabras pones la luz que necesitan mis sentimientos, a veces confusos por contradicciones internas, siento que eres un regalo que muestra las diferencias y separa el grano de las pajas.


Cuando te expresas sinceramente e inventas palabras nuevas, siento el reconocimiento de tu mente, siento tu sutil poder sobre las tinieblas. Cuando me acaricias con tus palabras dulces y sedosas y me regalas susurros que me recuerdan la dimensión celeste de la existencia, te doy las gracias por saberme decir lo que un día soñé y que ahora, al nacer, serena mi alma.


Tus palabras son seguras, hermosas y bien calculadas... sin embargo, cuando me miras en silencio, cuando posas en mis ojos tu mirada... todo se detiene atento, hasta las estrellas del cielo parecen paralizar su marcha. Cuando miras mis pupilas y mantengo tu mirada, se abre un abismo infinito que me conmueve y arrastra.


Cuando contemplas una flor recién abierta o la mano arrugada de la anciana, siento tu grandeza, te reconozco como amor y percibo que has hecho un gran camino con el alma desnuda y descubierta.  Cuando contemplas al que sufre, cuando enfocas al que goza, veo algo más en ti, veo tu sabiduría ecuánime, descubro al ser que volvió a la luz atravesando las sombras.


Cuando miras al infinito y te abstraes en las blancas arenas de las playas, descubro la inmensidad que resuena en lo profundo de mi alma. No es tu talento lo que ahora me conmueve, no es tu excelencia lo que ahora me impresiona. En realidad, es el rostro de todos los inocentes y la llamada de la ternura suprema. Algo tan inefable como misterioso que brota desde lo más profundo del alma.

En tu silencio está el poder de mover las estrellas de mi pecho y de mi cara. Cuando miras con tanta consciencia lo que tu mente proyecta, parece que desnudas de ropajes superfluos todas las cosas que para protegerse se adornan. Tu mirada es el camino energético que los seres del Universo recorren para llegar al Profundo, y ya conscientes, vuelven a casa.

En realidad... tu mirada basta.

TERNURA

El que lo fuerza lo estropea.
El que lo agarra lo pierde.  Lao Tse

¿Qué mensaje nos ha querido transmitir la fuerza de Goliat enfrentada a la inspiración acción de David? Tal vez, el hecho de forzar situaciones, personas y cosas, parece estar reñido con un final feliz. La vida nos enseña, una y otra vez, que el hecho de aplicar más fuerza que la justa, supone un dar la vuelta al objetivo perseguido, convirtiendo en perjuicio lo que antes era bonanza.

El ser humano que se busca a sí mismo como principio y fin de su aventura en la tierra, conforme se acerca a los niveles más recónditos de su ser, retira aquella fuerza del músculo y deja paso a la suave inofensividad del alma. La garra que nació para agarrar y permitir sobrevivir al cuerpo físico ya no sirve como herramienta para abrazar la levedad Supramental. Y si en un tiempo la vida demandaba el desarrollo de la fuerza y el enfrentamiento a la naturaleza, una vez de vuelta a casa, es la ternura y la caricia del silencio las que reman con mayor velocidad hacia el puerto del alma.

El acto de fluir refleja ese suave resbalar de las aguas del río por el cauce hacia el mar. Fluir habla de observar cómo sucede el devenir sin despistarse. Fluir habla de comprobar cómo, sin forzar la propia intervención en el desenlace de los acontecimientos, las cosas encajan por sí solas en una dirección insospechadamente óptima. Fluir significa sujetar delicadamente al ego, con sus miedos y deseos, y abrirse a la sintonía de un yo global más sabio que propicia aquella victoria en la que todos ganan. Fluir significa apostar por la Confianza, con mayúsculas, en un principio de orden superior, a través del cual se mueven las fichas de la vida de manera sabia y misteriosa. Un flujo que avanza sin el miedo que propicia el no control de un agobiado ego que vive agarrado a la falsa seguridad de la tensión y la ansiedad anticipatoria.

Fluir es dejarse inundar por el presente sabiendo que el río de la vida discurre por entre las dos orillas de la claridad y la confusión, mientras el uno mismo observa a ambas. Un tercer punto más allá de ellas. Fluir significa que la tristeza no perturba y que la frustración no nos arrebata del sólido promontorio interior desde el que atestiguar con la suave y benévola sonrisa del alma.

Fluir por la vida es situarse en el Testigo primordial, neutral y ecuánime que, de manera inafectada y totalmente imperturbable, observa el juego del dolor y del placer mientras el psicocuerpo crece, se desarrolla, decae, envejece y muere. Sin duda, a quien le sucede todo este proceso del vivir en un cuerpo, es al yo-Espectador de la aventura de la conciencia. El Testigo que observa a la mente soñadora de realidades estimulantes y contradictorias.

Unos lo llaman Tao, otros, simplemente, Alegría sin causa. Pero también se le llama, Bondad Primordial, Pura Consciencia. Tan sólo nombres que apuntan a ESO que somos en esencia. Una Identidad Suprema que no ha nacido ni morirá porque existía antes y después del Big Bang, porque está fuera del tiempo y pertenece al plano del Ser que llamamos infinito. Si uno lo busca, tal vez, malgasta su tiempo porque nunca lo perdió. La humedad nunca pierde al agua. El sol siempre está ahí aunque no lo veamos por las nubes. Sucede que Eso que en realidad somos es El Todo, algo que el ego no puede concebir, mientras no sea ampliado y trascendido en momentos ocasionales de Gracia. Instantes cargados de infinitud en los que brota la verdadera naturaleza de la mente profunda, en donde se derraman entre lágrimas de júbilo oleadas de gratitud y ternura.

viernes, 6 de diciembre de 2013

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria TEMPLANZA

 

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria

TEMPLANZA


El agua del río, por turbia que esté, se volverá clara.   Proverbio

La vida, mientras imparte lecciones, a veces perturba nuestro control y altera nuestra calma. Son momentos en los que no percibimos nada claro y todo nuestro mundo se muestra confuso y pleno de aspereza. A menudo, “las vemos venir”, otras veces, sin embargo, es un imprevisto el que nos “entrena” mientras altera el ritmo normal de las cosas. Se trata de algo que nos frustra, que absorbe nuestra atención y que nos sume en negatividad y niebla. Y mientras tanto, en el fondo de uno mismo, se sabe que de ese infierno que temporalmente padecemos, nadie tiene la culpa, que somos nosotros, la propia Vida que está misteriosamente en marcha. Son momentos en los que tan sólo queda seguir adelante, pasar el episodio “de puntillas” y seguir avanzando por el filo de la navaja. Sabemos que dentro de unas horas, como máximo mañana, todo será diferente y las aguas, por turbias que estén, se volverán claras.

Hay personas que piensan que los demás deben tener mucha estrella porque parece que nunca les pasa lo que a ellas les crispa y aprieta. Piensan que los otros tienen más fortuna, más dinero, más amor, más talentos y más belleza. Sin embargo, en ese momento, ignoran que a lo largo de una vida, y haciendo un balance interno de luces y sombras, las cosas no están tan desequilibradas, ni para unas personas, ni para otras. Uno observa que el corazón de los príncipes en sus lujosas mansiones, no es necesariamente más feliz que el de aquel mendigo en su trozo de acera. No parece creíble que los muebles antiguos y las joyas o bien las mantas viejas y las aceras, den más felicidad que lograr vivir cualquier cosa desde una mente sosegada y serena. Las apariencias engañan. Lo importante de la vida, ya seamos príncipes en unas cosas y mendigos en otras, es vivir desde el nivel observador que atestigua el discurrir del río, mientras sentimos el sabio fluir de las pequeñas cosas bien hechas.

Cuando veamos que en nuestra vida ha llegado una nueva tormenta, tengamos cuidado con las quejas que, además de estériles, debilitan al que las nombra. Su llegada, en alguna dimensión del aprendizaje, no es casual. Tras la agitación, los antiguos hábitos se cuestionan y se abren nuevas puertas. La oportunidad de cambio, a veces, cobra peaje de perturbación y crisis, aunque, sabemos en lo más profundo, que mañana volverán las aguas a estar claras. El dolor ya pasado no habrá sido estéril, la vida no es una vulgar rueda. El tiempo se dirige a alguna parte. Cada instante, el Universo se expande más velozmente, incluso hacia dentro, hacia esa profundidad liberadora. Cada problema enfrentado templa, madura y des-implica al observador de aquello que observa. Tras la nueva transparencia de las aguas calmas, uno ya no es el mismo, algo se ha transmutado. Se sabe que vendrán otros rostros y que se abrirán otras puertas. Un paso más en las nuevas avenidas hacia la esencia.

Después de una crisis en la que tenemos el alma en llagas, se mira a los demás de otra forma. Leemos los corazones ajenos sin que nadie se de cuenta. Es entonces cuando comprobamos que somos capaces de percibir sus más íntimos temores, sus anhelos y los pliegues de sus entrañas. Reconocemos el dolor y la contracción sutil en cualquier cara. Sentimos pronto piedad inspirada en el que llora. Y ante este panorama que señala humanidad y delata el peso que cada uno lleva a sus espaldas, brota una compasión que torna a la vida generosa y cálida.

Hemos liberado al sentimiento.
¡Ya somos diferentes de las máquinas!


miércoles, 4 de diciembre de 2013



 

INTELIGENCIA DEL ALMA-|44 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria

SERENIDAD


El Universo entero se somete a una mente sosegada. Chuang Tzu.

¿Existe mejor victoria que la presencia del sosiego como antivirus del conflicto y de la guerra?, ¿existe mejor remedio para neutralizar la violencia que el cultivo sistemático de la serenidad?, ¿acaso el “estilo Ghandi” en India y la metafórica “otra mejilla” de Jesús, no resultaron armas de increíble eficacia? Muchos animales salvajes recogen sus garras y lamen las heridas de los inocentes, y cuántas veces, el niño perdido en la selva y, posteriormente, encontrado por una manada de feroces lobos ha hecho aflorar en dichas bestias el instinto de adopción y el reconocimiento de la hermandad.

En una sociedad agresiva con los mercados, agresiva con las relaciones, agresiva con la medicina, agresiva en el tráfico; una sociedad en la que el que ladra más alto está diciendo detrás de sus gritos, ¡estoy asustado!, ¡quiero imponerme antes de que me coman!, ¡por favor, quiéranme!. Se trata de un escenario emocional común en las megaciudades, en donde la simple aparición de una mente sosegada actúa de poderoso antídoto para bajar las defensas y disolver las corazas. En realidad, allí donde llega una mente serena, aparece un espacio mágico en el que puede aflorar el alma.

¿Cómo hacer para pacificar la mente agitada? La respuesta señala el cultivo de la ecuanimidad como actitud neutralizadora de la ambición y de la competencia ansiosa. En realidad, el cultivo de la ecuanimidad conlleva entrenamiento en la distensión y práctica de la observación desimplicada. Se trata de lograr un estado mental de serenidad que tan bien conocen los variados tipos de Yoga.

Cuando nuestra mente está sosegada, se fluye de manera incluyente permitiendo a cada parte su total expresión, sin amenaza ni culpa alguna. Por el contrario, la victoria de la pasión con su exaltación y ceguera, tienen sabor excluyente hacia alguna de las partes que ceden frente al dominio de las otras. Cuando la pasión es observada en sus raíces y se hace plenamente consciente, se acaba transmutando en celebración. Sin duda, un estado que nada tiene que ver con los rasgos neuróticos de automatismo e impulsividad, sino más bien con la alegría y el respeto que merece la exaltación del aspecto vida.

La respiración consciente es la puerta de acceso al inconsciente y una llave mágica que despeja de ansiedad a nuestra mente. Practiquemos la respiración manteniendo la atención al fluido del aire que llena y vacía los pulmones, aquieta la corriente mental y despierta la consciencia. La práctica de la Meditación es, entre otras muchas cosas, el ansiolítico por excelencia.

Uno de los virus más perjudiciales de la civilización actual es la ansiedad y uno de los antivirus más eficaces es el cultivo sistemático de la atención consciente. Se trata de un estado mental que nos enseña, de manera progresiva, aspectos tales como saber encajar las frustraciones, aceptar responsabilidades, aplazar la gratificación inmediata, mantener la visión global, recuperar el espíritu de servicio, lograr la plena independencia emocional y alinear los objetivos de cada ciclo con el propósito central de nuestra vida. Un crecimiento liberador que sosiega la mente y nos abre al alma.

El seguir padeciendo de ansiedad supone tener que soportar la protesta de un programa mental que está dando a entender su necesidad de entrenamiento y su gran sed de lo Profundo. El sosiego consciente es responsabilidad de cada cual y supone una facultad por la que el Universo conspira, tal vez, porque es el requisito de la lucidez a la que nuestra alma está destinada.

martes, 3 de diciembre de 2013

INTELIGENCIA DEL ALMA-144 avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria PROPÓSITO

 
 

INTELIGENCIA DEL ALMA 144 -avenidas neuronales hacia el Yo Profundo-José María Doria

PROPÓSITO

Si siembras un pensamiento cosecharás una acción.
Si siembras una acción cosecharás un hábito.
Si siembras un hábito cosecharás un carácter.
Si siembras un carácter cosecharás un destino.
El Tibetano

La carrera hacia un nuevo destino comienza por algo tan aparentemente efímero como lo pueda ser un solo pensamiento. Para hacer cambios en nuestra vida, existe una Tecnología de la Transformación que señala el poder de los pequeños pensamientos semilla hacia el objetivo elegido. Se trata de tomar conciencia de que tan sólo el hecho de pensar y nombrar qué y cómo quiere uno vivir, y qué y cómo quiere uno ser, aunque parezca pequeño y utópico, supone la gran cimentación del futuro. Todo comienza por aprender a pensarse bien.

Para sembrar un pensamiento nuevo en el jardín de nuestra propia mente, conviene verbalizar atentamente los decretos correspondientes a los cambios que decidimos. Por ejemplo, cuando pronunciamos, “soy totalmente capaz de lograr lo que me propongo”, “la vida me ofrece constantes oportunidades de sentirme bien”, “de la misma manera que todo veneno tiene su antídoto, todo problema tiene solución”, la mente inconsciente abre caminos neuronales que conformarán nuevas y más amplias creencias. Tales decretos suponen una conexión neurolinguística que, con perseverancia y repetición, se hace sendero y permite, sin esfuerzo, el fluido natural de la energía hacia el logro del objetivo

Las ideas llevan a la acción. Actuamos como pensamos. Si una persona cree que no puede hacer algo, ni siquiera lo intentará. Sin embargo, si sus creencias han sido observadas y revisadas, comenzará a pensarse capacitada para el logro y no tardará en actuar en la nueva dirección. Los nuevos pensamientos de capacitación, desencadenarán nuevas acciones coherentes con dicha intención.

A medida que la acción se repite una y otra vez, la mente tiende a crear un hábito. Por ejemplo, cuando aprendemos a conducir, ponemos toda la atención en las nuevas “ideas” que, a su vez, generarán acción en todas las palancas y pedales del coche. Y sucede que, conforme se repiten dichos procesos mentales, se conforma un hábito que facilita conductas sin esfuerzo. El hábito de mover palancas en el coche permite atender a las incidencias de la carretera o mantener una interesante conversación. Puede entonces decirse que el programa ha sido instalado.

Y a medida que se asimila un conjunto de nuevos hábitos, no tarda también en brotar un nuevo carácter al hacer las cosas. Si una persona aprende a pensar que cada problema que surge no sólo viene acompañado de soluciones, sino que además le proporciona extraer crecimiento y apertura de nuevos horizontes, se convertirá en una persona estrella.

Las personas estrella se expanden ante los problemas porque los piensan como un juego sembrado de oportunidades. Las personas estrella son capaces de entusiasmarse con su visión de todo proyecto que emprenden. Seres capaces de motivarse hacia el logro de una conciencia integral en la que se halla implícito el propio sentido de la vida. Se trata de hombres y mujeres con un modelo de pensamiento incluyente que los invita a creer que la mejor victoria es la que ganan todos. En realidad, todo el nuevo destino fraguado en sus vidas comenzó por la siembra de, tan sólo, un pensamiento.

PROPÓSITO

Invierte en aquello que un naufragio no te pueda arrebatar. Anónimo

¿Podemos garantizar que seguiremos disfrutando de los bienes que hoy disponemos? La orientación de la actual sociedad de consumo gira obsesiva alrededor del tener pero, ¿acaso seguimos creyendo que “teniendo más” nos garantizamos la paz y el bienestar? Aquel bebé que un día fuimos, vivía tan sólo para comer. Para el niño, el mundo se reduce al alimento, es decir, a la acción de succionar y adquirir. Y aunque parece que nos hemos hecho grandes, seguimos impactados por las ofertas y envoltorios brillantes en una compulsiva carrera de “consume y acumula”.

¿Tener y Ser? Las dos caras de la moneda. Si estamos orientados tan sólo hacia el tener, es decir, hacia el tener dinero, tener cosas, tener personas, tener imagen, tener fama y poder... nuestra vida no sólo se centrará en una adictiva necesidad de adquirir, sino que cualquier pérdida que suceda nos ocasionará molestas frustraciones y duelos insospechados. Si ampliamos nuestra vida al Ser, hacia el desarrollo de la Inteligencia y la Sabiduría, hacia la capacidad de ser útiles a los demás y de ser más sanos y conscientes, cada paso que demos nos pertenecerá y nada ni nadie nos lo podrá mermar.

Si orientamos nuestra vida hacia el aprendizaje integral, es decir, hacia el crecimiento personal y la expansión de la consciencia, estaremos invirtiendo en Valores del Ser. Un patrimonio intangible que, lejos de ser susceptible de pérdida o deprecio, con los años, sucede que, paradójicamente, crece y se revaloriza. Y así como el mundo del tener nos lleva a la dimensión cantidad, es decir, a la contabilidad y al afán de provecho personal, la orientación al ser nos relaciona con la cualidad de las cosas, con el significado de las mismas y con la relación de utilidad que mantenemos con ellas.

El desarrollo personal es la inversión que nos hace más valiosos. Se trata de un bien intangible que, cada vez, se puede disimular menos y que a todas partes se lleva puesto. Podremos envejecer o perder seres queridos, salud... sin embargo nuestra inversión en sabiduría  será algo que nadie, por más que nos robe, nos podrá arrebatar. La observación interior, las ciencias del Yo y la Meditación, abren la primera puerta del aprender a aprender. Más tarde, uno podrá poner atención en aspectos tales como cultivar su mente, viajar y observar otras costumbres y abrirse a la diversidad de amistades. Podrá invertir asimismo en practicar deporte, yoga o tai chi, desarrollar el arte de conversar, indagar y dedicar tiempo a estar consigo mismo. Su patrimonio ético crecerá si aprende a expresar el sentimiento y el afecto, a ejercitar  la creatividad y a cultivar el Espíritu. Y detrás de todo crecimiento, observará que existe un deseo de incrementar su capacidad de servir a los demás. Un sendero interior que da sentido a la vida. En realidad, estamos hablando de algo que no puede comprarse con dinero ni ser arrebatado con un golpe de poder e influencia. Se trata del arte y la capacidad de ser feliz.

Tal vez, lo que buscamos al acumular riqueza desde el “nunca es bastante”, es garantizarnos un sentimiento de seguridad. Sin embargo, a veces olvidamos que el dinero no es la única solución, ya que no es más rico el que más tiene, sino el que menos necesita. Tal vez, olvidamos llegar a ser ricos en tiempo libre y en relaciones sinceras. Ricos en saber reír y llorar con el corazón abierto que no es otra cosa que ricos en salud física y mental. El tener sin el ser recuerda a un ave que trata de volar con un ala menos desarrollada que la otra. Sucederá que, por más que se esfuerce y mueva sus extremidades, dará vueltas en círculo sin avanzar ni progresar. Sucederá que, cuando se de cuenta de su estéril esfuerzo, procederá a equilibrar ambas.

PROPÓSITO

El pobre anhela riquezas.
El rico ansía el cielo.
El sabio aspira a una mente sosegada. Swami Rama

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...